¿Qué 3 retos deberá solventar Hillary Clinton si quiere ser presidenta?

Sí, quedan aún 30 meses. Sin embargo la campaña para las elecciones presidenciales de 2016 en EEUU está ya en marcha. TIME magazine desvelaba recientemente cómo los republicanos han destinado la tercera planta de un edificio de oficinas en Arlington, a pocas millas de Washington DC, para que un grupo de consultores trabaje para hacer caer la campaña de Hillary Clinton a la presidencia.

hillary_clinton

Ella aún no lo ha anunciado y sin embargo ya hay encuestas recientes que la ubican 12 puntos por encima del favorito de los republicanos, Jeb Bush, ex gobernador de Florida y hermano del ex presidente George W. Bush.

Hay al menos 5 indicios  para pensar que lo hará, pero seguramente no hasta después de las elecciones legislativas, las famosas mid-term, de este próximo mes de noviembre. 3 serían a buen seguro los deberes más urgentes en su agenda de campaña:

 

1. Pulir la relación con los medios. Desde que dejara la Secretaría de Estado a principios de 2013, Hillary ha ocupado su agenda descansando tras el coágulo sanguíneo que le llevó al hospital a finales de 2012; dando cotizadas conferencias; realizando obras sociales en la Fundación de su marido y recibiendo alrededor de una veintena de premios. Es decir, actos de perfil bajo, controlados y de escasa presión mediática. Los Clinton han meditado y medido siempre al detalle cada puesta en escena, mayor será el esfuerzo que habrá de hacer Hillary ahora que quedan unos días para la presentación de sus memorias, pues no es particularmente accesible (salvo brillantes excepciones) a los medios. Relacionado o no, hace unos días la revista Vanity Fair resucitó el ‘escándalo Lewinsky’ entrevistando a la ex becaria 16 años después de que saltara la polémica. 

2. Seducir a electores que rara vez votan. Si algo explica los éxitos electorales de Obama es el atino para cautivar a votantes poco implicados anteriormente con las citas electorales como las mujeres solteras, los jóvenes y los no blancos. Sin ellos, Hillary no podrá ganar. Inteligencia y experiencia le sobran, tendrá sin embargo que atinar con su relato para inspirar a colectivos y minorías tan heterogéneas. Vista como una mujer fría, la emoción jugará sin duda un papel esencial en su posicionamiento y comunicación pública como candidata.

3. Segmentar para movilizar. La clave pasará por la personalización de los mensajes. En un país de más de 300 millones de habitantes, no queda otra. Los grassroots volverán a ser determinantes en ese sentido para la movilización de los diferentes sectores y subgrupos del electorado. No en vano, la plataforma “I’m Ready For Hillary“, creada por simpatizantes para apoyar su candidatura presidencial, ya dispone de agrupaciones de latinos, negros, asiáticos, mujeres, jóvenes, homosexuales… y más de 2 millones de seguidores en las redes sociales.

 

Consciente de la importancia que tendrá en 2016 la movilización de estas minorías multitudinarias, Hillary sabe ya que, en caso de correr la carrera presidencial, contará con un ‘ejército’ masivo de simpatizantes.

comentarios

Deja un comentario

Yuri Morejon logo
  • Asesoramiento en comunicación

  • Contacta

    • Bilbao: (+34) 94 640 07 92
    • Madrid: (+34) 91 181 97 00
    • Nueva York: (+1) 914 374 6498
    • contactar@yurimorejon.com