El éxito de los alcaldes escoba

No son necesariamente los más afables. Ni siquiera los que mejor trato tienen con la prensa. Sin embargo, saben qué teclas han de tocar para activar a los ciudadanos. Su respaldo en sucesivas citas electorales les ha convertido en referentes. Son los llamados alcaldes escoba. Aquellos que por su carisma, compromiso y sello personal son capaces de atraer, alentar y aglutinar a muchos votantes que, de no ser por él, no optarían por sus siglas el día de las elecciones.

Iñaki Azkuna y Odón Elorza, alcaldes de Bilbao y San Sebastián, respectivamente

En unas elecciones, el candidato más votado no siempre es el más querido. Muchas veces triunfa el que menos rechazo genera. Por eso uno de los más frecuentes errores en política es intentar contentar a los que no se van a contentar.

Atraen los ideológicamente menos definidos. Seducen los más flexibles, transversales e incluyentes. Ganan los que defienden la ciudad sobre las siglas de su partido, los que pelean por la localidad ante cualquier gobierno y cualquier color político. Y triunfan los que tienen, presentan y proyectan un proyecto claro y atractivo de ciudad. No tenerlo es el camino más corto para una derrota en las urnas.

Su mayor aval son ellos mismos. Al igual que el entrenador influye en el juego, su personalidad, trayectoria y estilo propio se aplica en la forma de gobernar y se respira en el propio relato de la ciudad. Se desprenden de buena parte de su equipaje ideológico, sin incidir en un determinado tipo de clase o ciudadano. Ligan sus preocupaciones a las de todas las capas sociales para empatizar con un mayor número de vecinos. ¿Cómo? Abanderando con habilidad temas que generan un amplio consenso en los barrios o en la ciudad. La seguridad y la modernización no suelen fallar.

Su identificación con el Ayuntamiento es tal que se solapan más con la institución que con las siglas de su formación. Saben hacerse imprescindibles, parte intrínseca del paisaje de la ciudad. Hasta el punto de resultar difícil imaginársela sin ellos. Sus equipos, normalmente reducidos, trabajan en la misma dirección y, lo que es más importante, al mismo ritmo. Pese a ello, les cuesta delegar, son exhaustivos supervisores. Su confianza en sí mismos les lleva en ocasiones a improvisar, para desesperación de sus asesores, en sus declaraciones. Su naturalidad suele salir en todo caso reforzada por la sencillez de sus palabras.

Y es que la rotundidad, la seguridad y la convicción son aspectos que se perciben. Que condicionan al oponente. Y sobre todo que generan seguidores. En otras palabras, confianza. Solo así los ciudadanos se sienten guiados, respaldados y, sobre todo, identificados con un proyecto. Los alcaldes escoba, afanados en su trabajo, dan siempre la cara, no se arrugan, especialmente en los momentos de dificultad. Es su mayor autoridad.

Piensan primero en la ciudad. No siempre reparan si sus propuestas coinciden con las de su partido. No huyen de la discusión. Se gustan rebeldes. Saben por experiencia que sin conflicto no hay acción, sin acción no hay personaje, sin personaje no hay historia. De ahí su discurso propio y diferenciado. Su distanciamiento consciente con la estructura del partido. Destacan precisamente por su gran dedicación y, especialmente, por su instinto político. Por su habilidad para llegar a acuerdos entre diferentes, para saber anticiparse y disparar primero en asuntos que van más allá de la ciudad, para llevar el timón informativo y marcar la agenda de medios y partidos. Y para controlar los tiempos. Todo ello les lleva a rentabilizar al máximo cada comparecencia. Por su imagen, perfil y liderazgo, sus declaraciones son siempre fuente de noticia.

Generadores natos de soundbites, de titulares mediáticos e impactantes, son conscientes de que la polémica con terceros es punto de atracción con sus paisanos. Pero por encima de todo, priorizan gestión y franqueza. Proyectos de ciudad con resultados y soluciones tangibles. Visibles, medibles, comprobables. Ciudades que han crecido y modernizado bajo sus mandatos.

Se crecen frente a sus rivales. Los desarman con dosis de naturalidad. Los anulan como alternativa fagocitándolos, a unos y a otros, mediante acuerdos capitales para el futuro y desarrollo de la ciudad. Porque, como el ciclista escapado, no miran hacia atrás para medir la distancia con sus perseguidores, sino hacia la meta, donde esperan con ganas su llegada.

Los más destacados coinciden. Son personalistas. Para ser hay que ser diferente. Y no hay nada mejor para parecer algo que serlo. Tienen muy claro por qué cualidades quieren ser perpetuados. El ranking de los alcaldes mejor valorados da pistas sobre las capacidades y estilos de liderazgo que mejor conectan la ciudadanía. Sencillos, próximos y combativos.

Para ser conocido, recordado y, sobre todo, elegido es indispensable contar con una buena estrategia comunicativa. Un relato atractivo y empático. Coherente con lo que dicen, piensan y hacen. Será el camino más rápido para ser y parecer más influyente, más independiente, más reputado, más creíble… y más valioso. Su mayor ventaja, no ser candidatos. Sino alcaldes en época de elecciones.

.

Yuri Morejon es asesor de comunicación y director de Yescom Consulting

Artículo publicado en el diario El Mundo el domingo 15 de mayo de 2011.

comentarios

6 comentarios:

  1. Yuri Morejon dice:

    El éxito de los alcaldes escoba. #22M. Hoy en @elmundoes. http://bit.ly/kP0uKR

  2. RT @yurimorejon: El éxito de los alcaldes escoba. #22M. Hoy en @elmundoes. http://bit.ly/kP0uKR

  3. Pingback: Bitacoras.com

  4. RT @yurimorejon: El éxito de los alcaldes escoba. #22M. Hoy en @elmundoes. http://t.co/GsufL8Q

  5. Yuri Morejon dice:

    Gracias @tomeugarcies @imgranados @tereroyo @bego_zalbes por tu RT 'El éxito de los alcaldes escoba' #22M en @elmundoes http://bit.ly/kP0uKR

  6. De @yurimorejon: ' El éxito de los alcaldes escoba' http://ow.ly/4VfTB

Deja un comentario

Yuri Morejon logo
  • Asesoramiento en comunicación

  • Contacta

    • Bilbao: (+34) 94 640 07 92
    • Madrid: (+34) 91 181 97 00
    • Nueva York: (+1) 914 374 6498
    • contactar@yurimorejon.com