El final de los héroes políticos

obama_churchill_gandhiLa política se escribe cada vez más en prosa y menos en verso. Es el tiempo de los hombres comunes. Del arte de lo posible.

La derrota de Obama hace apenas unas semanas en las midterm elections y su caída en todas las encuestas de popularidad han vuelto a poner la cuestión encima de la mesa. ¿Ya no existen héroes políticos?

Su victoria, hace apenas 2 años, le proyectó como un líder emocionante y visionario, un político inspirador que traería a la Administración estadounidense un aire fresco y renovado. Sin embargo, su gestión de gobierno está hoy marcada por el escepticismo, en parte, debido a la pérdida de apoyos y la desafección producida al no verse cumplidas las promesas de gobernar con la gente.

Otros líderes de la talla de Angela Merkel o Nicolas Sarkozy han visto mermar también su popularidad en los últimos tiempos por dificultades en su gestión de gobierno. ¿Han perdido los ciudadanos referentes políticos? ¿Por qué los mandatarios pierden ahora tan pronto el encanto que proyectaron durante su campaña?

Sobre estas cuestiones me preguntó este fin semana el periodista Antonio Larguesa, del diario portugués Jornal de Negocios, en un completísimo reportaje sobre liderazgo político que merece mucho la pena que leas.

Así es. Existe hoy en día una decepción generalizada hacia los representantes políticos. Que no se traduce necesariamente en una desideologización de los ciudadanos, sino en una desilusión y desmovilización de muchos de ellos en torno a sus líderes.

Y es que hacer una campaña electoral y comunicar desde el gobierno son escenarios muy diferentes. Con demasiada frecuencia, en campaña electoral se corre el riesgo de sobreproyectar al candidato como un héroe, cuando a la hora de gobernar es inevitable el desgaste. Gobernar conlleva también cometer errores (y reconocerlos), la obligada necesidad de llegar a acuerdos con otras fuerzas (dependencia), tener dudas ante contextos difíciles (crisis), etc. Y todo ello evidencia su condición de humanos. Por eso es importante saber gestionar las expectativas. Menos promesas y más compromisos que eviten el fenómeno del ‘overpromise’ que puede llevar a un gran desencanto a quienes apoyaron a ese candidato.

Parece claro en este sentido que en momentos de crisis la gente valora a los buenos gobernantes. A los que tienen las ideas claras, son determinantes y consecuentes, y demuestran una política tangible que los ciudadanos ven y pueden percibir y comprobar. Sin olvidar que los electores, que cada vez son más sofisticados, más críticos, mejor informados, más exigentes, no te votarán tanto por lo bien o por lo mal que lo has hecho, sino por lo bien o mal que creen que lo harás.

comentarios

5 comentarios:

  1. Yuri Morejon dice:

    El final de los héroes políticos… http://bit.ly/guIHHQ

  2. RT @yurimorejon: El final de los héroes políticos… http://bit.ly/guIHHQ

  3. Pingback: Bitacoras.com

  4. Pingback: Tweets that mention Yuri Morejon - El final de los héroes políticos -- Topsy.com

  5. El final de los héroes políticos / de Yuri Morejon http://ping.fm/lnXQ9

Deja un comentario

Yuri Morejon logo
  • Asesoramiento en comunicación

  • Contacta

    • Bilbao: (+34) 94 640 07 92
    • Madrid: (+34) 91 181 97 00
    • Nueva York: (+1) 914 374 6498
    • contactar@yurimorejon.com