Los posados de Rajoy

Definitivamente, la comunicación ha llegado a la política española. Y lo he hecho para quedarse. Candidatos, partidos y gobiernos son hoy más conscientes que nunca de la necesidad de comunicar bien su gestión, su programa o su relato para llegar y conectar con los ciudadanos.

Pero ante la tendencia actual de evitar las ruedas de prensa y las preguntas de los periodistas, y buscar esa photo-opportunity cargada de imagen y con frecuencia ausente de palabras, se corre el riesgo de vaciar de contenido la rajoy_tomatespropia política. Y la función de la comunicación ha de ser la de hacer de la política algo más digerible, más cercano, más comprensible, más atractivo y, sobre todo, más creíble para unos ciudadanos que consideran ya a sus políticos el tercero de los principales problemas de la democracia.

Rajoy ha posado en las últimas semanas en distintos espacios con el ánimo de escenificar su mensaje, de proyectar su relato crítico con el Gobierno de Zapatero. Lo hizo en diciembre levantando en un mítin unos tomates para advertir de las consecuencias que el “caso Haidar” tendría para los agricultores. Anteriormente, cerró sus vacaciones de verano con un paseo cargado de contenido por una playa gallega. Y en mayo, en plena campaña para las elecciones europeas y la polémica por el “uso partidista” que Zapatero hace del avión presidencial, Rajoy divulgó en un vídeo sus viajes en vuelo comercial.

La técnica de facilitar al periodista la imagen del día puede garantizar una portada, un buen titular o un valioso espacio rajoy_comedoren los informativos, pero la clave pasa por que la instantánea vaya en armonía con la propia imagen y el mensaje del político en cuestión. O dicho de otra forma, que no haya distorsión, que la fotografía aporte y proyecte credibilidad.

Y es en este aspecto donde Rajoy demuestra su perfil más encorsetado, más artificial, menos creíble ante este tipo de escenificaciones. Ver a un tipo que sigue abusando del Usted, registrador de la propiedad y poco habilidoso, quizás inseguro, en ese trato directo con el ciudadano, sirviendo una cena en un comedor social vestido con impoluta camisa de traje puso de relieve -anécdota del chorizo al margen- a un líder incómodo, poco natural frente a las cámaras. No es tanto el fondo de la iniciativa, como quizás su expresión facial la que desfigura gran parte de su credibilidad. No da la sensación de creerse lo que hace, ni lo que dice. No se le ve seguro.

rajoy_inemEste pasado fin de semana Rajoy protagonizó la portada del diario El Mundo al fotografiarse frente a la cola del INEM. La imagen que menos interesa a Zapatero, seguramente. Mensaje claro, sin grandes profundidades, y un par de planos fueron más que suficientes.

El líder del PP está demostrando que cuenta con la comunicación para intentar llegar a la Moncloa. La técnica puede darle resultados, pero lo hará en la medida en que gane en naturalidad, en espontaneidad y, sólo así, en credibilidad.

comentarios

Deja un comentario

Yuri Morejon logo
  • Asesoramiento en comunicación

  • Contacta

    • Bilbao: (+34) 94 640 07 92
    • Madrid: (+34) 91 181 97 00
    • Nueva York: (+1) 914 374 6498
    • contactar@yurimorejon.com