Chile: el debate de la victoria

piñera_y_freiChile decidirá este domingo al próximo presidente de la República. Y, previsiblemente, lo hará por un estrecho margen de votos. Las últimas encuestas, publicadas esta misma semana, apenas separan por 1,5% al candidato de la Concertación y ex presidente entre 1994 y 2000, Eduardo Frei, y al de la Coalición por el Cambio y reconocido empresario, Sebastián Piñera. Empate técnico entre la izquierda y la derecha, con ligera ventaja para esta última.

En este contexto de división, uno de cada diez chilenos no sabe aún a quién votará. ¿Qué partido está dispuesto a pasar por alto a estos votantes tan decisivos?. El debate televisivo que midió a los dos candidatos la noche del pasado lunes se presentó como determinante en la suerte del próximo presidente de Chile. Analicemos porqué.

En comunicación, el formato y la escenografía son buena parte del mensaje. Lo mismo sucede en la organización de los debates electorales. Cada detalle cuenta. ¿Habrá público en el plató? ¿Preguntas de los periodistas? ¿Llamadas o preguntas ciudadanas en directo? ¿Los políticos estarán de pie y con atril? ¿O sentados y con mesa? ¿Con micrófono de mano o de solapa?

En Francia, Sarkozy y Royal se enfrentaron en 2007 en un duro y literal ‘cara a cara’, sentados uno frente a otro en aras de propiciar un auténtico debate de propuestas. Un año antes, en Italia, Berlusconi y Prodi se midieron en un formato que los situaba a ambos sentados (ambos superaban la edad de jubilación) mirando hacia las cámaras, seguramente a fin de convencer de manera más directa a un electorado italiano desencantado con su clase política. En las últimas elecciones norteamericanas de 2008, Obama y McCain se enfrentaron en 3 debates, cada uno con un formato y finalidad distinta. El primero, de pie, uno frente a otro, con el único soporte de un atril. El segundo, también de pie, pero micrófono en mano y con libertad para moverse en el escenario. El tercero, sentados frente al moderador en una mesa semicircular. En 2010, Chile optó por su propio modelo.

instante_debate_chileA diferencia de los anteriores debates que enfrentaron a los cuatro principales candidatos en la primera vuelta, en esta segunda el formato resultó más determinante. Sobre fondo azulado, los candidatos se situaron de pie, apoyados frente a un atril y frente a un grupo de periodistas que, a la postre, se convertirían en los principales protagonistas del debate.

El candidato Piñera, que cambió el azul por el rojo para su corbata -quién sabe si para coincidir con Frei y anular el efecto de la suya, teniendo en cuenta que ninguno de los dos accedió a cambiársela -, fue el encargado de comenzar un debate dividido en 4 bloques temáticos, en los cuales cada periodista disponía de un tiempo determinado para preguntar indistintamente a cada candidato.

Sobre el atril de ambos, un elemento ciertamente distractor. Un vaso de agua que se meneaba a cada movimiento.

Ambos sobrepasaron el tiempo que disponían para responder, particularmente Frei, quien se mostró más mustio, menos entusiasta, y, pese a su experiencia como presidente, optó por dar más valor a las credenciales de su compañera y actual presidente de Chile, Michelle Bachelet.

Piñera apenas se despegó de su sonrisa y, a diferencia de su oponente, alternó bien la mirada al periodista para recoger la pregunta y a la cámara cuando quería dirigirse directamente a las mujeres, los jóvenes y los trabajadores. Se le vio poco seguro ante la pregunta de si contemplaba contar su eventual gobierno con ministros vinculados al gobierno militar.

Comunicativamente, Frei se mostró más frío y menos concreto que su contrincante quien, arqueando sus cejas y balanceando sus brazos en un intento ganar en cercanía y credibilidad, repitió con frecuencia sus propuestas destinadas a crear 1.000.000 de puestos de trabajo, a combatir la delincuencia y a mejorar la educación. También su lema: Cambio, Futuro y Esperanza. Quedó claro.

Si Piñera no fue contundente al ser preguntado por el futuro de sus empresas en caso de ser elegido presidente, Frei tampoco lo fue a la hora de denunciar los déficits democráticos de países como Cuba o Venezuela.

debate_presidencial_segunda_vuelta_2010No se trató, sin embargo, de un verdadero cara a cara. Ni siquiera los atriles estaban situados uno frente a otro. Más allá de un debate, se trató de una sucesión de interrogatorios por parte de unos periodistas -ciertamente incisivos, vehementes y en ocasiones demasiado agresivos-, que parecían entrenados para tumbar a ambos candidatos. La mayor ventaja, sin duda, es que esto evitó un debate artificial en el que tanto a Frei como a Piñera les resultó difícil emitir largos discursos preparados de antemano.

El programa, que duró algo más de 2 horas, fue perdiendo fuerza pasado el ecuador. También a los contendientes, enfangados durante buena parte a hablar del pasado, se les vio más relajados y fatigados a medida que transcurría el debate.

Hubo momentos de cierta confusión para el espectador quien, a buen seguro, no fue quien más disfrutó de un debate aparentemente pensado para satisfacer a los periodistas. Interrupciones, intervenciones a coro y alusiones a temas que no les habían consultado.

Contra todos los pronósticos el debate no fue utilizado de manera abusiva por parte de los candidatos para dirigirse al electorado de Enríquez-Ominami, el aspirante a la presidencia que no pasó el corte de la 1ª vuelta el pasado 13 de diciembre. Si bien Sebastián Piñera hizo más evidente su “coqueteo” con los votantes de MEO, al saludarlo explícitamente a él al comienzo y evitar posturas programáticas frontales a éste como es el caso de la privatización de CODELCO, ambos candidatos intentaron orientar sus intervenciones a sus propuestas estrellas.

El debate concluyó con el mensaje, previsiblemente prefabricado, de los dos candidatos. Mirando directamente a cámara, ambos apelaron a la emotividad citando a sus familias en un cierre que giró en torno a la unidad, la confianza y el progreso de Chile.

Artículo redactado conjuntamente por Francesca Parodi, analista electoral de la Fundació Rafael Campalans, y Yuri Morejon, asesor de comunicación y director de Yescom Consulting

comentarios

5 comentarios:

  1. Yuri Morejon dice:

    a 2 días de la elección, publico junto a @franparodi "Chile: el debate de la victoria" http://bit.ly/8oFXqa @sebastianpinera Vs. @equipofrei

  2. Leyre Usón dice:

    RT @yurimorejon: a 2 días de la elección, publico junto a @franparodi "Chile: el debate de la victoria" http://bit.ly/8oFXqa @sebastianp …

  3. Pingback: Yuri Morejon - ¿Habrá efecto Ominami?

  4. Articulo sobre el análisis del Debate Presidencial de Chile escrito en conjunto con @yurimorejon http://bit.ly/8oFXqa

  5. Pingback: Tweets that mention Yuri Morejon - Chile: el debate de la victoria -- Topsy.com

Deja un comentario

Yuri Morejon logo
  • Asesoramiento en comunicación

  • Contacta

    • Bilbao: (+34) 94 640 07 92
    • Madrid: (+34) 91 181 97 00
    • Nueva York: (+1) 914 374 6498
    • contactar@yurimorejon.com