Elecciones 2011: sin tiempo que perder

Faltan 20 meses. Parece mucho. Quizás no tanto. Lo cierto es que tras un verano marcado por la intensa actividad de ETA y por la lucha de las instituciones por acabar con la simbología terrorista en las fiestas de toda Euskadi, los aparatos de los partidos vascos trabajan ya en las próximas elecciones. Las que tendrán lugar en mayo de 2011 para elegir a los representantes de las 251 alcaldías vascas y las 3 Juntas Generales de Álava, Bizkaia y Gipuzkoa.

Las direcciones de los principales partidos, y el propio Gobierno vasco, son conscientes de la trascendencia política de estas elecciones. Programadas en el ecuador de la legislatura de Patxi López y a menos de un año de la fecha oficial de las elecciones generales en España, los comicios locales de mayo de 2011 se presentan particularmente decisivos para el gobierno socialista en Euskadi, cuya estabilidad podría peligrar si su gestión no convence en este próximo año y medio. La cita electoral pondrá a prueba además el pacto entre PSE y PP, la propia estrategia del PNV para retomar la Lehendakaritza en 2013 y la supervivencia o no de micropartidos como EA, EB y sucedáneos, muy mermados tras los malos resultados de las pasadas elecciones autonómicas.

El nuevo curso político que comienza ahora estará a todas luces condicionado por la negociación para los presupuestos de 2010 con unas arcas públicas a la baja, la gestión de una crisis económica que amenaza con alcanzar los 140.000 parados en Euskadi a finales de año y, previsiblemente, por las intenciones de la ilegalizada Batasuna de propiciar un sucesor legal que le permita recobrar protagonismo político y, sobre todo, presencia institucional de cara a las elecciones municipales y forales de 2011. Nadie pasa por alto que su concurrencia o no a la cita electoral condicionaría el mapa político vasco y, por tanto, las nuevas mayorías en las instituciones locales.

En este contexto, los partidos se afanan ya en la preparación de los próximos comicios. Conocedores de que los ayuntamientos son las instituciones más cercanas y recurridas por los ciudadanos, las formaciones vascas buscan soluciones para una crisis económica ante la que alcaldías y Diputaciones tendrán que hacer frente para atender las crecientes demandas sociales. Difícil papeleta ante el recorte severo de recursos que limitará y condicionará la labor de gobierno de todas las instituciones.

En las filas socialistas afrontan las próximas elecciones con la intención principal de seguir aumentando su poder local. No en vano, el PSE gobierna ya en 8 de los 10 ayuntamientos más poblados de Euskadi, con la excepción de Bilbao y de Getxo, tradicionales feudos peneuvistas. Mantener ciudades como Vitoria, San Sebastián, Barakaldo, Irún, Portugalete o Basauri será uno de los retos, aunque quieren ir más allá: alcanzar las diputaciones de Gipuzkoa, donde ya son la fuerza más votada, y en Álava, de cuyo previsible candidato y actualmente parlamentario vasco, Txarli Prieto, se especuló su posible entrada como consejero del Gobierno de Patxi López para proyectar su imagen antes de volver a optar a la Diputación Foral de Álava.

A principios de octubre, los socialistas vascos celebrarán el Congreso que escenificará a buen seguro el apoyo unánime de las bases al proyecto y liderazgo de Patxi López. No pueden olvidar que uno de los cometidos del nuevo Gobierno vasco es desde su inicio ganarse la confianza y el apoyo de la sociedad, minimizando los recelos que provoca entre algunos sectores su pacto con el PP. Contarán en todo caso con una gran ventaja: la agenda política. Acusados por PNV y Aralar de ser un “gobierno sin programa” que actúa con “gran improvisación”, López tiene ante sí la oportunidad de marcar mediante un calendario legislativo los pasos, los plazos y las prioridades de su Ejecutivo, teniendo en mente las elecciones de mayo de 2011, claves en la evaluación de su mandato. Aunque no lo va a tener fácil: la gravedad de la situación económica y el preocupante aumento del número de parados le obligarán en breve a presentar resultados más que a anunciar soluciones. Será tiempo pues para las demostraciones de eficacia.

El PNV no ha renunciado a ejercer el liderazgo del que efectivamente es el partido más votado. Sin la cabeza visible de un líder que protagonice las críticas y la alternativa al gobierno de Patxi López, los jeltzales se muestran convencidos de que su mejor oposición pasa por liderar el país desde las 3 diputaciones que gobiernan, el grupo mayoritario del Parlamento vasco y los ayuntamientos, donde 6 de cada 10 alcaldes son peneuvistas. Con un objetivo: no ceder protagonismo al PSE y mantener la centralidad de la política vasca.

A la espera de ver cómo se posiciona el PNV de cara al nuevo curso político en el Alderdi Eguna (Día del partido) del último domingo de septiembre, lo cierto es que en las últimas semanas ha dejado entrever que su apuesta pasa por retomar la iniciativa. La oferta de estabilidad institucional lanzada al Gobierno vasco, no sólo busca debilitar el pacto entre PSE y PP, sino reforzar su perfil pactista y proyectar ante la sociedad la imagen de un PNV con iniciativa, liderazgo y, sobre todo, capacidad de gobierno.

Los populares, por su parte, tienen sobre la mesa el papel más difícil. Descartada toda posibilidad inmediata de conseguir la Diputación alavesa, Basagoiti tendrá que afrontar este otoño los congresos provinciales de su partido con el handicap de defender ante sus bases algo que había dado por hecho. Álava prometía ser además el fuerte desde el que iniciar la campaña para las municipales y forales de 2011. Su candidato en este territorio, Javier de Andrés, prepara en todo caso varias iniciativas para potenciar su imagen desde la oposición, al tiempo que sus compañeros se han reunido en torno a Mariano Rajoy para hacer un seguimiento de las medidas adoptadas para combatir la crisis económica, diseñar la estrategia del partido de este próximo otoño y empezar a preparar las citadas elecciones.

En este próximo año y medio, el objetivo del PP vasco pasará por seguir siendo decisivo o, cuando menos, actor influyente de la política vasca. Más allá del protagonismo institucional de la presidenta del Parlamento vasco, Arantza Quiroga, Basagoiti buscará seguir estando en la pomada y en su apoyo leal al Gobierno de López la oportunidad para condicionar e influir en los presupuestos del Ejecutivo socialista.

El líder de los populares vascos, que tras un año en el cargo no supera en las encuestas la valoración de su antecesora, sabe que su legitimidad como líder y candidato a lehendakari pasa por demostrar en las municipales alguna victoria de peso, para lo cual se han marcado como reto ganar en Getxo, recuperar Vitoria y Álava, y ser decisivos en Bilbao y los municipios de la margen izquierda.

A falta de 20 meses, los partidos vascos analizan, piensan y actúan con la vista puesta en las próximas elecciones. Parece pronto para la impresión de carteles o la grabación de spots electorales, pero muchos de los más de mil candidatos a alcalde se afanan ya en encargar estudios de opinión que desvelen las preocupaciones y valoraciones de sus conciudadanos, y que ayuden en la elaboración del mejor mensaje y en el diseño de la estrategia más exitosa. Y porqué no decirlo. No son pocos los que se someten a sesiones de entrenamiento audiovisual con el objetivo de resultar más creíbles, más cercanos, más seguros ante los medios y la ciudadanía en un contexto que por su dificultad será del todo decisivo.

Yuri Morejón es politólogo, asesor de comunicación y miembro de la Asociación Vasca de Asesores y Consultores Políticos (AVASCOP)

comentarios

3 comentarios:

  1. Excelente análisis, digno de quien observa con cuidado profesional, la realidad política de España y especialmente la del País Vasco, sumamente orientador y con seguridad esperado por quienes muestran interés por el tema… felicitaciones

  2. yurimorejon dice:

    Muchas gracias, Johan, por tu comentario.

    Espero poder seguir analizando la actualidad política vasca, la cual, no exenta de dificultades, me resulta ciertamente apasionante.

    Un abrazo fuerte. Cuídate.

  3. Pingback: A Basagoiti ya le llaman ‘pagafantas’ « gestos políticos y claves de comunicación – el blog de Yuri Morejón

Deja un comentario

Yuri Morejon logo
  • Asesoramiento en comunicación

  • Contacta

    • Bilbao: (+34) 94 640 07 92
    • Madrid: (+34) 91 181 97 00
    • Nueva York: (+1) 914 374 6498
    • contactar@yurimorejon.com