El teleprompter pudo con Urkullu

(Publicado por Yuri Morejón en EL MUNDO el lunes 28 de septiembre de 2009)

Todo estaba pensado para que hubiera un único protagonista. Una sola voz. Bajo el lema ‘Guztiok baAlderdi Eguna 2009t’ (Todos uno), Iñigo Urkullu, presidente del PNV, estaba llamado a ser el protagonista del Alderdi Eguna (Día del Partido) celebrado ayer en las campas de Foronda.

En la primera ocasión, desde 1979, que el PNV acudía a su fiesta sin ocupar la Lehendakaritza, el mensaje debía ser claro y no podía dispersarse. Por ello se diseñó una escenografía donde destacara la solitaria figura del orador, respaldado tras de sí por decenas de cargos públicos de su partido y frente a él por los miles de militantes que acudieron al evento. Incluyendo, además, un instrumento novedoso en la política vasca: el teleprompter.

Utilizado sólo por la última candidata a eurodiputada Izaskun Bilbao, este aparato, estrenado en política por John F. Kennedy, inseparable en las intervenciones del presidente Obama e importado a España por Esperanza Aguirre, permite a través de dos pantallas situadas frente al orador la lectura de los discursos sin necesidad de parapetarse tras un atril ni de desviar la mirada al papel, tal y como llevan años haciendo los presentadores de televisión. Entre las ventajas de este recurso técnico está las de aportar mayor frescura al discurso, ensalzar la figura del orador, garantizar la eficacia del mensaje o ganar en naturalidad, seguridad y credibilidad. Pero, como todo, su uso requiere de entrenamiento.

Iñigo Urkullu subió al escenario muy consciente de lo que estaba en juego: la oportunidad de marcar el inicio del nuevo curso político debilitando el pacto entre PSE y PP, y proyectando ante la sociedad la imagen de un PNV moderado, sensible a los problemas de los ciudadanos, con iniciativa, liderazgo y, sobre todo, capacidad de gobierno. Tan importante se ha convertido para el PNV no ceder protagonismo al PSE como mantener la centralidad de la política vasca.

Vestido con vaqueros y camisa azul remangada, lo que le daba un aspecto cercano, jovial y desenfadado, Urkullu comenzó su intervención tratando de controlar unas manos inquietas y unos brazos, desplegados durante varias fases del discurso, que recordaban al ex lehendakari Ibarretxe. El formato del atril, demasiado sobresaliente, le ocultaba sus manos, algo en lo que muchos expertos coinciden en señalar que afecta a la atención del mensaje y a la credibilidad del propio orador.

Con dicción poco pronunciada y sonrisa ausente, el presidente del PNV confundió por momentos la efusividad con el grito, lo que acabó desgarrando su voz. Tampoco le resultó fácil generar aplausos entre los suyos. Todos estos aspectos hicieron de su discurso una intervención forzada, poco acompasada y visiblemente teatralizada por la lectura -quizás poco ensayada- del teleprompter. Prueba de ello fue cuando levantó un papel con un mensaje escrito por Ibarretxe -ausente por su nuevo trabajo como profesor en Puerto Rico-, y que optó por leer más cómodamente en la pantalla del prompter cuando aún mantenía su brazo extendido.

Urkullu, que se mostró más fluido y natural en euskara, no entró en materia hasta pasados quince de los 35 minutos totales. Fue entonces cuando se le vio más cómodo. Lanzando duras críticas a la alianza entre PSE y PP, y a la gestión del nuevo Gobierno vasco (aunque sin mencionar directamente al lehendakari, Patxi López), el líder jeltzale recordó a Ibarretxe, el único que desató una espontánea ovación de los presentes. Urkullu, sin embargo, no se valió de su discurso más soberanista. Apostó por el pragmatismo. Las escasas referencias al “derecho a decidir” no pasaron desapercibidas. Tampoco el poso de antecesores y compañeros de partido como Arzalluz, Imaz e Ibarretxe, cuyo recuerdo ayer pareció seguir siendo muy grande.

Lo cierto es que al presidente del EBB no se le vio cómodo en su estreno como único protagonista. Su puesta en escena, quizás poco entrenada, y el despliegue del mosaico en forma de ikurriña más grande que se recuerda, eclipsaron a Urkullu y convirtieron la bandera en la verdadera protagonista. Fue la fotografía del día.

Yuri Morejón es asesor de comunicación y director de Yescom Consulting

comentarios

4 comentarios:

  1. O como todos quieren ser Obama… pero es algo más que el teleprompter. Dura travesía en el desierto tiene por delante el PNV a poco bien que lo haga Patxi López. Por lo menos tendrán tiempo de aprender a utilizarlo adecuadamente.

  2. yurimorejon dice:

    … siempre insisto en que es necesario un buen mensaje para conseguir una buena imagen.

    Valoro positivamente la llegada del teleprompter a la política española, pero su profesionalización requerirá tiempo y entrenamiento.

    Al PNV le está costando consolidar su estrategia en la oposición por la falta de un mensaje claro y, sobre todo, unitario. Urkullu, presidente del PNV, no se pronunia en los mismos términos que Egibar, portavoz del PNV en el Parlamento vasco. Tampoco otros de sus alcaldes o diputados más representativos. Y eso es un problema…

  3. JD dice:

    Pero la duplicidad de mensajes, Yuri, ¿no es consustancial al PNV? El problema es que, antes, esa duplicidad se justificaba por la presencia en el atril de la dupla Lehendakari / Presidente EBB; ahora, sin embargo, resulta dañino para la imagen de fortaleza de Urkullu.

  4. yurimorejon dice:

    Sí, Javi, siempre se ha hablado de ese doble discurso, uno más pragmático y otro más ideológico, pero como bien apuntas ya no cuentan con la figura institucional de un lehendakari. Y ahí se produce la distorsión en el mensaje.

    La clave pasa, no sólo en que estar en la oposición es un hecho novedoso para el PNV, sino en que Urkullu -pese a ser el presidente del partido- no podrá ser candidato a lehendakari… lo que no ayuda a ese “Guztiok bat” porque no puede aglutinar en exclusiva las críticas y alternativa al Gobierno de López, sino que las comparte con Egibar (Parlamento vasco) o con los diputados generales Agirre, Bilbao y Olano, todos del PNV.

Deja un comentario

Yuri Morejon logo
  • Asesoramiento en comunicación

  • Contacta

    • Bilbao: (+34) 94 640 07 92
    • Madrid: (+34) 91 181 97 00
    • Nueva York: (+1) 914 374 6498
    • contactar@yurimorejon.com