Errores, aciertos y previsiones de un gobierno principiante

(Publicado por Yuri Morejón en EL MUNDO el domingo 7 de junio de 2009)

Junio. Exámenes. También para el Gobierno vasco. A punto de cumplir su primer mes de mandato, el lehendakari López se enfrenta ahora a las lógicas valoraciones de los que han sido sus primeros 30 días al frente de Euskadi. Desde el principio su equipo ha sido consciente de que tanto los medios de comunicación como un PNV con ganas de regresar a la lehendakaritza iban a seguir con lupa todas y cada una de las acciones del nuevo Gobierno. Políticos y ciudadanos que no han perdido de vista todos los pasos dados por los nuevos gestores. En esta circunstancia, la política de gestos, aquella que busca golpes de efecto que acaparen o desvíen las miradas sobre el Gobierno resulta clave. Uno de los primeros fue reunirse el mismo día de la huelga general con el vicepresidente Cháves. Había que desviar el foco.

Pero, ¿se está notando realmente el cambio? En sus primeros 30 días al frente de Ajuria Enea, López ha optado por no tener excesiva presencia en los medios. Es tiempo de asentarse, centrarse, y de no cometer errores. Los focos, además, han ayudado. Durante las dos últimas semanas han estado orientados hacia la campaña por las elecciones europeas. Las prioridades de López parecen claras: frenar la crisis, promover el diálogo social y garantizar la cobertura social de los más afectados por el desempleo. Las encuestas, de momento, son favorables al nuevo Gobierno vasco. En todo caso, «no nos lo van a poner fácil», reconoció hace unos días el lehendakari. Nadie esperaba lo contrario.

En su primer acto como lehendakari, Patxi López también buscó marcar diferencias con su antecesor. Acudió en persona al homenaje por el aniversario de un guardia civil asesinado. Apenas unas horas antes, ETA había dado su bienvenida al lehendakari con dos bombas en Cantabria.

Las primeras intervenciones del recién investido lehendakari, que vendrían a confirmar su compromiso con el fin de ETA y por atajar la crisis económica, dieron pie a las primeras críticas contra López. Su desliz o desconocimiento del “Principio de Arquímedes” estuvo en boca de todos. En cualquier caso, estas entrevistas concedidas por el lehendakari a los principales medios estuvieron marcadas por un discurso moderado, sosegado y equilibrado, pero muy poco profundo. Sin datos, sin medidas concretas. Los psicólogos añadirían a esto que sus reiterados desvíos de la mirada hacia la derecha, el lado de la creación, de la invención, denotaban cierta improvisación. Lo cierto es que en sus primeros días López no parecía mostrarse especialmente cómodo ante las cámaras.

Pronto llegó el primer gran patinazo. El cambio de imagen corporativa del Gobierno vasco y la presentación de una nueva web participativa supusieron el primer resbalón del Ejecutivo socialista. Ambas fueron retiradas a las pocas horas tras comprobarse que se habían incumplido varias normativas. La puerta a la política 2.0 quedaba abierta, no obstante, como uno de los principales retos del nuevo gobierno por basar su gestión en tres pilares básicos: la comunicación directa, la participación ciudadana y la transparencia informativa.

Así echaba a andar el Gobierno vasco con más independientes de toda su historia. A buen seguro, quizás no el inicialmente deseado por Patxi López, pero compuesto por consejeros de madura y reconocida trayectoria profesional que suavizan toda etiqueta frentista. En la fotografía de familia, Rodolfo Ares (Interior) e Isabel Celaá (Educación) aparecen como los miembros fuertes del Gobierno. Si López pretende rentabilizar las apariciones de su Ejecutivo, son muchos los que consideran que debería apostar por Celaá e Idoia Mendia, Consejera de Justicia, de imagen más amable y discurso más conciliador, que el nuevo responsable de Interior. Las críticas a la oposición no deberían salir del propio Gobierno, es ése papel para el portavoz parlamentario del PSE, José Antonio Pastor.

Pero junto a los gestos, están los hechos. Todo Gobierno cuenta con un cronograma estratégico, o lo que es lo mismo, un calendario que fija, pauta y armoniza las medidas del Ejecutivo. Patxi López tiene ante sí diversos retos que marcarán a todas luces la legislatura: la crisis económica, el fin de ETA, la educación y… la conciliación entre vascos.

Las pasadas elecciones del 1 de marzo dejaron claras las cuatro patas sobre la que se sustenta el país: PNV, PSE, PP y Aralar. Si bien el pacto entre socialistas y populares garantizará previsiblemente la estabilidad del Gobierno para toda la legislatura, Patxi López habrá de mirar y buscar el entendimiento con el partido que supone el 40% de la representación parlamentaria. Sobre todo ante una difícil coyuntura económica agravada ya por una recesión que requiere de pactos, medidas y diálogo social.

A esto se suma una dificultad añadida para el Gobierno de López. Y es que ante un previsible empeoramiento de la economía y del desempleo en Euskadi y en el conjunto de España tras los meses de verano, será fácil que los vascos perciban que la responsabilidad recae en todo caso en manos de un Gobierno socialista. En esta circunstancia, el lehendakari tendrá que lidiar con otros dos factores. Por un lado, el adelgazamiento de las arcas públicas debido a la bajada del consumo que hará inevitable restringir el gasto social. Y por otro, el manejo de un presupuesto ya comprometido por el anterior Gobierno en 7 de cada 10 euros, que limitará o atrasará los proyectos más relevantes de López. En los próximos meses será pues necesario compensar estas dificultades económicas con más política de gestos. Tiempo para el diálogo, el acuerdo y la aprobación de las medidas más delicadas de su programa, favoreciendo así su digestión por parte de los sectores más contrarios al nuevo Gobierno.

Yuri Morejón es Asesor de Comunicación y director de Yescom Consulting

comentarios

Un comentario:

  1. Pingback: Yuri Morejon - Breviario comunicativo de Patxi López

Deja un comentario

Yuri Morejon logo
  • Asesoramiento en comunicación

  • Contacta

    • Bilbao: (+34) 94 640 07 92
    • Madrid: (+34) 91 181 97 00
    • Nueva York: (+1) 914 374 6498
    • contactar@yurimorejon.com