Altas críticas y muy bajas expectativas

Segundo y último asalto directo antes de las elecciones de este próximo domingo. Si el primer debate en TVE estuvo marcado por las continuas críticas y por la ausencia de propuestas, el celebrado anoche en Antena 3 no superó estas escasas expectativas. Los dos principales candidatos parecían más interesados en desacreditar al contrario que en presentar sus propuestas ante los televidentes.

Tomando buena nota de las 10 claves para ganar un debate electoral, Juan Fernando López Aguilar (PSOE) empezó la contienda mucho más tranquilo y sonriente que en el anterior programa. Tocado tras su primer debate con el popular Mayor Oreja, se le veía ansioso de revancha. No en vano, varias de sus intervenciones hacían referencia a aclaraciones o cuentas pendientes de los temas tratados en ese primer debate en la cadena pública, y que utilizó para posicionar al “Sr. Mayor”, como le apeló en reiteradas ocasiones, en la derecha más extrema.

El candidato del PP, Jaime Mayor Oreja, tampoco se quedó atrás. Comenzó su intervención calificando de “mentirosos” a los socialistas, adjetivo que intentó evidenciar enumerando en directo las “falsedades” redactadas en las cartas electorales que el PSOE ha enviado a los hogares de todos los españoles.

El debate, evidentemente centrado en la crisis económica, deparó aspectos curiosos de analizar:

- Mayor Oreja aprovechó todas las intervenciones de su oponente para escribir anotaciones en sus papeles, hecho que se comprobó en todos y cada uno de los planos de escucha. Ante la sensación de no ser escuchado, López Aguilar alargó y aceleró en varias ocasiones el ritmo de su discurso como el de alguien que busca ser atendido por la contraparte. La idea de Mayor era precisamente ésa: desconcertar, inquietar y apresurar al oponente.

- El candidato popular, rodeado de abundante documentación que en la práctica apenas utilizó como evidencia, se mostró sereno en el tono, en ocasiones demasiado lineal, seguro en las formas, aunque falló al término de sus intervenciones al desviar la mirada a los lados o a sus papeles, desvirtuando la fuerza y la atención en sus mensajes. López Aguilar, por su parte, prefirió un espacio más despejado para mover libre aunque desordenadamente unas manos que parecían no encontrar acomodo para sus brazos. El constante pestañeo de Aguilar tampoco pasó desapercibido.

- Mayor Oreja cometió el error de enumerar y repetir literalmente las descalificaciones y acusaciones recibidas durante la campaña electoral por parte del PSOE. Entró en ese juego y permitió ver a los espectadores a un candidato enumerar con su propia voz las etiquetas de la que ha sido acusado. En todo caso, el europarlamentario popular demostró estar más al tanto de la política europea que su oponente al corregir en varios momentos las afirmaciones del candidato del PSOE.

- López Aguilar no aprovechó el debate para regalar un titular impactante, novedoso. De hecho, abuso de frases repetidas con idénticas palabras en sus últimos mítines e intervenciones. Un discurso aprendido, además, cargado de elementos y valores abstractos -y poco tangibles para demasiados millones de parados (a los que, por cierto, constantemente se dirigió su rival)- como la igualdad, el optimismo o el futuro.

Para terminar, los dos condidatos coincidieron en señalar como necesaria la unión de los dos principales partidos para afrontar la crisis, ya que, en su opinión, ”sólo saldremos juntos de ella”.

Lástima que lo que esté en juego el domingo es quién de los dos obtiene más votos…

Yuri Morejón es Asesor de Comunicación y Director de Yescom Consulting

comentarios

3 comentarios:

  1. Buena reflexión Yuri. Enhorabuena

  2. yurimorejon dice:

    Muchas gracias, Nacho! ;)

  3. Pingback: Elecciones europeas « Comunicación (política) y Relaciones Públicas

Deja un comentario

Yuri Morejon logo
  • Asesoramiento en comunicación

  • Contacta

    • Bilbao: (+34) 94 640 07 92
    • Madrid: (+34) 91 181 97 00
    • Nueva York: (+1) 914 374 6498
    • contactar@yurimorejon.com