Rajoy se traga el bocadillo

La foto es el mensaje y en este caso… la noticia.

Con motivo del desayuno informativo del PP celebrado este lunes en Madrid, el presidente de los populares, Mariano Rajoy, acudió acompañado por la presidenta del Parlamento Vasco, Arantza Quiroga, la secretaria general del partido, María Dolores Cospedal, y el presidente de los populares vascos, Antonio Basagoiti.

Se las prometían felices, pero un ‘espontáneo’ apareció por sorpresa y colocó un bocadillo sobre Rajoy, en el que podía leerse: “Más vale PSOE conocido que PNV por conocer”, en clara alusión al apoyo que dio el PP vasco al PSE en Euskadi y que posibilitó la investidura de Patxi López como lehendakari.

Colocan un bocadillo de cómic a Rajoy: "Más vale PSOE conocido que PNV por conocer"  (Imagen: Chema Moya / EFE)
La imagen habla por sí sola.

Detrás de la broma parece estar el nuevo programa que prepara en estos días La Sexta, titulado “Malas Compañías” y conducido por Manel Fuentes. Un formato muy al estilo de Caiga Quien Caiga, que tirará de humor político para poner en aprietos a los principales dirigentes del país.

Los políticos tendrán que aprender a aguantar la sonrisa. El denominado infoentretenimiento televisivo -programas de humor político como Vaya Semanita, Polònia, El Intermedio, Los Guiñoles, Buenafuente o los extintos CQC, El Informal o Eva H- ha demostrado ser capaz de llegar e influir en ese público menos politizado e interesado en los informativos o en la prensa de carácter político.

Se trata, en definitiva, de conectar por otros medios (el humor) con un electorado cada vez más despolitizado, cada vez más apático en lo político, que puede ser determinante en el devenir de unas elecciones.

O dicho en otras palabras: el infoentretenimiento… u otra forma de hacer política.

Yuri Morejón es Asesor de Comunicación y Director de Yescom Consulting

comentarios

2 comentarios:

  1. Rafa dice:

    Salud!

    Coincido en tu análisis sobre una necesidad, la de saber interpretar el género periodístico (infoentretenimiento, televisivo sí, pero también radiofónico y en internet) que tiene un gran impacto en audiencias de todo tipo; pensemos en la viralidad de los videos de Vaya Semanita, por ejemplo…

    Necesidad para los políticos, por supuesto, ya que son un blanco fácil y obvio, en cada caso, en función de líneas editoriales sobre lo que, seguro, sería muy interesante debatir. Sobre todo cuando lo editorial viene, como dicen ahora las etiquetas de los alimentos, con trazas de marketing…

    Y necesidad, creo yo, que para todo aquel que tenga su lado público: desde un representante sindical, al portavoz de una compañía pasando por el entrenador de un equipo de fútbol, su presidente o el delantero centro… :-)

    En lo que no estoy tan de acuerdo es en tu caracterización del público objetivo de ese tipo de información: ¿seguro que que el grueso de las audiencias de programas como los que señalas está compuesto por personas apáticas o despolitizadas?

    Mi impresión es justamente la contraria. Pero es eso, una impresión que, por otra parte, nace de mi propia experiencia :-)

  2. yurimorejon dice:

    Muchas gracias por el apunte, Rafa. No te falta razón.

    Profesores y amigos como Carmelo Moreno del Río (UPV), Salomé Berrocal (UVa) o José Ángel Carpio (UPSA) conocen mucho más en detalle el fenómeno del infoentretenimiento y del humor político.

    En todo caso, programas como los citados… no es que tengan como principal público a los electores menos politizados, pero sí son conscientes que mediante el humor y la sátira, las posibilidades de llegar a ellos, conectar con ellos y ‘accionarles’ una respuesta política… son mucho mayores.

    Pensemos por ejemplo en Buenafuente, late night show de referencia. Un político que acuda como invitado a una entrevista… es consciente de que no va a hablar ni en los mismos términos ni ante el mismo perfil de espectador de “Los Desayunos de TVE”, por ejemplo. Sabe que valiéndose de un formato y escenografía distinta -cada vez menos ajena para el político-, entrando al juego del entrevistador, amoldando su intervención… las posibilidades de llegar a un elector menos politizado son mucho mayores -probablemente, la única manera-, que a través de un corte en radio o en televisión, o de una entrevista en un periódico generalista.

    Es sin duda una materia interesantísima de análisis. Lástima que en Euskadi no tengamos demasiados foros para hablar de estos temas.

    Un abrazo, Rafa.

Deja un comentario

Yuri Morejon logo
  • Asesoramiento en comunicación

  • Contacta

    • Bilbao: (+34) 94 640 07 92
    • Madrid: (+34) 91 181 97 00
    • Nueva York: (+1) 914 374 6498
    • contactar@yurimorejon.com