Los candidatos, encorsetados, no conectaron

Los candidatos se olvidan de sus electores

Tensión. Seis candidatos y miles de ciudadanos pendientes de los mensajes y las promesas que le confirmen su voto de cara al próximo domingo.

Fue un debate sin sorpresas. Encorsetado por un formato que daba igual relevancia a todos los partidos y que obligaba a los protagonistas a reducir sus mensajes en proclamas de un minuto, el debate respiró sin embargo más tensión que el celebrado el pasado miércoles en su versión en euskara.

debate_etbLos candidatos, conscientes de lo que había en juego, acudieron a la cita con el ánimo de ganar apoyos durante la hora y media larga de debate.

Ibarretxe (PNV) fue más lehendakari que nunca. Situado en el centro del plató, el líder jeltzale usó inteligentemente su tono y gestualidad más paternalista para dirigirse y conectar de manera directa con los televidentes. El uso de afirmaciones del tipo «hemos hecho» y «vamos a hacer» mostraron a un Ibarretxe optimista, confiado (comenzó todas sus intervenciones con una sonrisa) y muy institucional, que dejó patente su condición de favorito.

Patxi López (PSE), que acudió al debate con su corbata-amuleto (la misma que usa en sus carteles electorales), tuvo claro en todo momento que su rival era el candidato peneuvista. Hacia él fueron todas sus críticas. Con discurso ordenado, gracias al empleo de fichas que enumeraban sus mensajes, López se mostró sereno, pausado y seguro, aunque sus reiteradas miradas al suelo le restaban cierta credibilidad. Las críticas y acusaciones del resto de candidatos le alzaron como protagonista durante buena parte del debate, lo que certifica sus opciones de cara al domingo.

Basagoiti (PP) trató de destacar en un debate pensado para eclipsar cualquier tipo de protagonismo. Entrenado para la ocasión y con más aplomo que en sus mítines de campaña, el candidato popular quiso centrar el debate en la solución de la crisis y la atención de los problemas reales. Usó un lenguaje claro y repartió críticas por igual a PNV y PSE. Logró traer a debate temas como la construcción de la Y vasca o la situación de Osakidetza, pero perdió fuerza de convicción por su mala vocalización.

Ziarreta (EA) acudió al debate sin corbata, en un claro guiño a su electorado. Más relajado que en el debate anterior en ETB-1, el candidato de EA mostró una imagen arisca, un tono gris y un discurso poco profundo y, en ocasiones, visiblemente improvisado. Esto le llevó a pasarse del tiempo en varias ocasiones.

Madrazo (EB), quien también optó por la ausencia de corbata, fue directamente a su tema. Su objetivo: vender su gestión al frente del Departamento de Vivienda. Ajeno a las interpelaciones lógicas del encuentro, Madrazo dedicó sus minutos a lanzar mínimitines preparados de antemano. Sólo cuando llegaron los temas sociales, el candidato de EB se enzarzó verbalmente con la líder de Aralar, consciente de disputarse con ella un electorado muy fronterizo.

Ezenarro (Aralar) fue de menos a más. La «ganadora moral» del debate celebrado en euskara, se mostró visiblemente nerviosa en los primeros compases del programa, con un discurso atropellado ymarcado por sus profundas aspiraciones y una mirada perdida.

El debate no dio pie a grandes sorpresas. Tampoco estaba diseñado para ello. Se respirómás tensión, eso sí. Los candidatos gastaron gran parte de sus intervenciones en atacar y defenderse, y muy poco en conectar con el votante. Se lo pusieron difícil: discursos dedicados al moderador, lenguaje técnico y poco aterrizado, pocos ejemplos y apenas
tres gráficos. Sólo en la última parte del debate, quizás demasiado tarde para muchos de los televidentes, los 6 candidatos hicieron un esfuerzo por conectar con el público. Faltaron naturalidad y más sonrisas en un debate que ante todo escenificó la disputa entre Ibarretxe y López.

Yuri Morejon es asesor de comunicación y director de Yescom Consulting

comentarios

Deja un comentario

Yuri Morejon logo
  • Asesoramiento en comunicación

  • Contacta

    • Bilbao: (+34) 94 640 07 92
    • Madrid: (+34) 91 181 97 00
    • Nueva York: (+1) 914 374 6498
    • contactar@yurimorejon.com